El amor es la ausencia de juicio

Para reflexionar en esos días en los que sentimos que el juicio está presente, bien porque estamos juzgando a alguien o porque nos sentimos juzgados. Es necesario y práctico despertar la humildad, pues la mente suele ser muy orgullosa y le cuesta rendirse siempre al gran misterio.

Pregúntate ¿Quién soy yo para juzgar?

¿Soy perfecto? ¿Soy moralmente superior? ¿Estoy sin miedo? ¿Estoy sin dolor? ¿Acaso no he atacado con miedo y dolor y lastimado a otros, incluso a aquellos a quienes amo? ¿No he actuado sin empatía y comprensión? ¿No he actuado egoístamente, ignorantemente, con poca visión de futuro?
¿No es la persona a la que estoy juzgando igual que yo? ¿Un ser humano imperfecto? Si yo hubiera vivido su vida y sufrido como ellos han sufrido, ¿haría o sería diferente para ellos?

Antes de señalar algo que aparentemente sientas que esta fuera de ti, revisa desde que perspectiva estás observando. Revisa con que filtro lo estás haciendo. Aléjate de él, todo lo que tu consciencia te permita y sólo entonces vuelve la mirada y te podrás dar cuenta que desde la perspectiva del amor, no se pueden emitir juicios.

Juzgar, culpabilizar, criticar. Estas son tendencias negativas que nos limitan. En lugar de sentir esto, es mucho más beneficioso sentir compasión. La compasión requiere flexibilidad, liberate del yo rígido.

  • Compasión, es el deseo de que los demás estén libre de sufrimiento

#amorcosmico

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s