Abrirse al amor

Suele resultar sumamente difícil ir más allá de la mente, especialmente cuando lo intentamos a través de razonamientos y reflexiones. Pero de un orden diferente es la práctica del amor. Mientras que la mente nos hace percibir a los demás de una manera particular, el amor nos lleva de la mano para descubrirles.

Nuestra mente nos ofrece constantemente pensamientos, imágenes y conceptos de los demás. El amor nos permite confrontar y cuestionar estas ideas y nos hace verles.

La mente nos presenta a los demás como seres fuera de nosotros a una cierta distancia, mientras que el amor reverbera íntimamente con su esencia. Con la mente experimentamos separación, juicios y valoraciones, con el amor hay resonancia, comunión y conexión.

El sentimiento del amor nos da la oportunidad de ver nuestro potencial, expandirnos y liberarnos. Todos somos capaces de practicar el amor, y me refiero al amor incondicional por todo lo que existe, pues poseemos el potencial para desarrollarlo por naturaleza propia.

Pero precisamente cuando queremos ejercitarlo, es decir llevarlo a la práctica, es cuando descubrimos que a veces resulta difícil, pues descubrimos que nuestras ideas y prejuicios nos limitan generando bloqueos de energía interiores.

Por esta razón debemos ejercitarlo y cultivarlo, meditar en la energía del amor, nos habilita para tener un visión clara de que el amor universal es una fuerza poderosa para disolver momentos de desconcierto y estancamiento.

El AMOR se aprende amando y esta meditación sirve para crear un espacio interior en el que emerja atravesando las resistencias mentales.


*Voz off: Ana María Prada – Texto: Escuela de Meditación, Juan Manzanera.

Recomendaciones:

  • Esta es una práctica que puedes realizar diariamente
  • Trabaja y estimula directamente el chakra del corazón
  • La piedra que potencia esta energía es el Cuarzo Rosa
  • Fortalece el autoestima y los pensamientos puros, favorece el perdón
  • Se recomienda llevarla a la altura de tu corazón.
  • Echa un vistazo a este precioso colgante que encontré disponible en amazon.

¿Crees que este es un día más en tu vida?

 No, no es un día más; es el único día que se te da, es hoy. Se te ha dado, es un regalo.

Es el único regalo que tienes en este momento, y la única respuesta apropiada es la gratitud.

Si no haces más nada que cultivar esa respuesta al regalo que este día irrepetible representa, aprenderás a responder como si fuera el primer y el último día de tu vida, y así habrás aprovechado muy bien tu día.

Comienza abriendo los ojos, y sorprendiéndote de que tienes ojos que puedes abrir. Sorpréndete del increíble despliegue de colores que se nos ofrece constantemente, y sólo para que lo disfrutemos.

Mira al cielo; muy pocas veces miramos al cielo, muy pocas veces notamos lo diferente que es minuto a minuto, con nubes yendo y viniendo. Sólo pensamos en el clima, y del clima no nos fijamos en sus muchos matices; sólo nos interesa si hace buen tiempo o mal tiempo. El clima del día de hoy es único, y probablemente nunca más se repita en la misma forma. La formación de las nubes en el día de hoy nunca más se repetirá tal cual es en este momento. Abre tus ojos y mira todo eso.

Mira los rostros de las personas con quienes te encuentras. Cada una de ellas tiene una increíble historia detrás de su rostro, una historia que jamás conoceremos plenamente. No sólo sus propias historias, sino también las de sus ancestros. Todos nosotros tenemos una historia que viene de muy lejos. Y en este preciso momento, hoy, todas esas personas con quienes te encuentras, toda esa vida que se transmite a través de generaciones y que viene de tantas partes del mundo, fluye y se encuentra contigo, como un torrente de agua que da vida, sólo si abres tu corazón y bebes de ella.

Abre tu corazón a los dones increíbles que la civilización nos ofrece. Accionas una llave, y tienes luz eléctrica; abres un grifo, y tienes agua caliente y fría, y agua potable, algo que millones y millones en el mundo nunca podrán experimentar. Éstos son sólo algunos de los innumerables regalos a los que puedes abrir tu corazón.

Espero que puedas abrir tu corazón a todas estas bendiciones, y que las dejes fluir a través tuyo, para que todo aquel con quien te encuentres en el día de hoy se vea bendecido con tu mirada, con tu sonrisa, con tu contacto, con solo tu presencia.

Deja que la gratitud se derrame en bendiciones alrededor tuyo.

Entonces este sí será realmente un buen día.

Hermano David Steindl-Rast

El amor después del amor

Llegará el día

en que, con alegría,

te saludarás a ti mismo al llegar

a tu propia puerta, en tu propio espejo,

y cada uno sonreirá ante la bienvenida que le da el otro,

y dirás, siéntate aquí. Come.

Amarás de nuevo al extraño que fuiste.

Ofrécele vino. Ofrécele pan.

Devuélvele tu corazón a tu corazón,

a ese extraño que te ha amado toda tu vida,

a quien tomaste por otro, y que te conoce de memoria.

Baja las cartas de amor del librero,

las fotos, las notas desesperadas,

despega tu propia imagen del espejo.

Siéntate. Deléitate en tu propia vida.

Derek Walcott

La valiosa cualidad de la Auto-compasión

La mayoría de las personas no tiene ningún problema en ver la compasión como una cualidad muy loable. Esta parece referirse a una amalgama de buenas cualidades indiscutibles: bondad, misericordia, ternura, benevolencia, comprensión, empatía, solidaridad, y simpatía, junto con un impulso de ayudar a otros seres vivos, humanos o animales, en peligro.

Pero parecemos estar menos seguros acerca de la auto-compasión. Para muchos, es sinónimo de: lástima de sí mismo, indulgencia consigo mismo, egocentrismo, etc… Incluso, estando a muchas generaciones de distancia de nuestra puritana cultura de origen, parecemos seguir creyendo que, si no nos culpamos o castigamos a nosotros mismos por algo, corremos el riesgo de la complacencia moral, el egoísmo fuera de control y el pecado del falso orgullo.

Pero lo cierto es que es necesario aprender a ser auto-compasivos, pues esta cualidad incluye un elemento de sabiduría – el reconocimiento de nuestra humanidad común – Esto significa aceptar el hecho de que, junto a todos los demás en el planeta, somos individuos vulnerables, con la misma probabilidad que cualquier otra persona, de ser golpeados por las flechas de la indignante (pero perfectamente normal) “desgracia”. Esto parece obvio, pero suena gracioso cuán fácilmente lo olvidamos. Caemos en la trampa de creer que las cosas “se supone” que irán bien y que cuando cometemos un error o alguna dificultad surge, algo debe haber ido terriblemente mal. *Oh, discúlpeme. Debe haber algún error. Yo firmé el plan todo irá a las mil maravillas hasta el día en que muera. ¿Puedo hablar con la gerencia por favor?

La sensación de que ciertas cosas “no debieran” estar sucediendo nos hace sentir tanto avergonzados como aislados. En esos momentos, recordar que no estamos realmente solos en nuestro sufrimiento —que las dificultades y la lucha están profundamente arraigadas en la condición humana— puede suponer una diferencia radical.

Te has preguntado alguna vez:

¿QUE TE IMPIDE SER AMABLE CONTIGO MISMO/A?

Revisa estos 5 mitos, que suelen ser los más comunes y que pueden estar manteniéndonos atrapados en la habitación oscura de la “auto-crítica” implacable.

  1. La auto-compasión es una forma de lástima hacia uno mismo

En realidad se ha demostrado que las personas auto- compasivas son menos propensas a quedarse sumidas en pensamientos de lástima por sí mismos acerca de cuán mal están las cosas. Esto no significa que la auto-compasión nos permita desconectar de las cosas malas; de hecho, nos predispone a aceptar, experimentar, y reconocer sentimientos de dificultad con amabilidad — lo cual paradójicamente nos ayuda a procesarlos y dejarlos ir, de una manera más plena.

2. La auto-compasión significa debilidad

Este mito corresponde a un prejuicio muy arraigado en nuestra cultura, en el que se piensa que la auto-compasión responda a falta de fuerza o energía moral. Paradójicamente se requiere de valentía para reconocer nuestros potenciales y nuestros puntos débiles, y ello nos permitirá desarrollar la confianza y la seguridad en nosotros mismos.

3. La auto-compasión me convertirá en complaciente

La idea es que, si no nos criticamos a nosotros mismos por no estar a la altura de nuestros estándares, automáticamente sucumbiremos al derrotismo perezoso. Sin embargo, se ha demostrado que la auto-compasión es una fuerza mucho más efectiva para la motivación personal, que el auto-castigo.

4. La auto-compasión es narcisista

Autoestima vs. Autocompasión.

A pesar de que ambas están vinculadas al bienestar psicológico, la autoestima es una evaluación positiva del valor propio, mientras que la auto-compasión no es para nada un juicio o una valoración. En cambio, la auto- compasión es la forma de relacionarnos con el paisaje siempre cambiante que somos, con amabilidad y aceptación, especialmente cuando fracasamos o nos sentimos “inadecuados”.

5. La auto-compasión es egoísta

En realidad la compasión que cultivamos por nosotros mismos se transmite directamente hacia los demás.

Aquí te dejo un vídeo que te hará reflexionar 🙂

Tomado de https://www.psychotherapynetworker.org/

No es el destino, es el camino

El camino del desarrollo personal es la tarea más importante que podemos realizar con nosotros mismos; en nosotros reposa un potencial de enorme de energía que requiere ser escuchado, apreciado y transformado, heridas primarias, experiencias, relaciones, vínculos, etc. La voluntad no es suficiente para lograr resultados, se requiere también determinación y perseverancia.

Es un trabajo continuo, en el que muchas veces pareces desfallecer, pues si escuchamos solo nuestro nivel mental, viviremos en un engaño, ya que la mente con sus proyecciones fácilmente nos hace pensar que los problemas parecen salir hasta debajo de las piedras.

Pero una vez te aventuras en el camino hacia tu interior, de manera holística y compasiva, comprobarás que en medio de los continuos vaivenes de sentimientos y circunstancias que experimentas y entre los ciclos de movimiento y reposo de tu energía vital, es ineludible que se abran brechas de luz que alumbrarán las piedras a tu paso, para no volver a tropezar, al menos de la misma manera.

Entonces, comprendo que es preciso andar en la misma dirección que la corriente de la vida; aliviano el peso de mi mochila y decido construir puentes en lugar de derribarlos, decido amar todo lo que la vida me trae, por más doloroso que sea, estando abierta, atenta a las señales del gran misterio; permitiendo que penetre el amor, la compasión, el entusiasmo, la alegría…con cada respiración que realizo…

Y repentinamente, me veo más feliz, mi paso es más sereno y confiado, pues tengo la certeza de que HOY  la VIDA me ofrece un nuevo regalo por abrir; tengo a mi disposición una nueva oportunidad para seguir transformando-me.

*Foto tomada en la Ermita Sant Honorat de Mallorca, el 14 de Marzo; es muy simbólica para mí, pues era el lugar dónde me encontraba un día antes del confinamiento. 

Dedicado a tod@s mis compañeros de viaje, en el curso de Consciencia Holística 2019-2020 en Estel cierre de ciclo, cierre de confinamiento, comienzo del solsticio de verano 🙂

¡Salud, amor y abrazos de luz! 

Los dos lobos y nuestras fuerzas interiores

Cuenta una antigua leyenda india, concretamente de los Cherokees, que un sabio anciano hablaba durante una noche de luna llena con sus nietos. Alrededor de una hoguera, el abuelo solía compartir sus emociones con los niños, y contarles bellas historias para ayudarles a entender nuestros actos.

Esa noche, sus nietos le miraban con mucha atención. El anciano se movía nervioso, aturdido. Y los niños le preguntaron:

– Abuelo, ¿qué te pasa?

Y él contestó:

– Siento como si dos lobos estuvieran peleando dentro de mí, en mi corazón. Uno de ellos es un lobo oscuro, destructivo, lleno de rabia, juicios y envidia… El otro lobo sin embargo es luminoso, compasivo, generoso y comprensivo… está lleno de amor.

Los niños se quedaron atónitos. Y después de un largo silencio, preguntaron:

– Abuelo, ¿ y quién ganará la pelea?

Y el abuelo contestó:

– Aquel a quien yo alimente.

—–

Alimentas al lobo que eliges con tu atención. Y esa será la energía que te impulse a elegir cosas tan vitales como tu alimento físico, intelectual, sensorial y espiritual.

Por ello es fundamental crear un espacio en tu mente para revisar tu diálogo interior y tener la claridad para decidir en cada momento a que lobo quieres alimentar.

—–

*Los Cherokee son un pueblo originario de Norteamérica que habitaban el territorio actual de los estados de Alabama, Georgia, Kentucky, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Tennessee y Virginia en el sudeste de los Estados Unidos cuando los europeos contactaron con ellos en el siglo XVI.

#crecimientopersonal #amorcosmico

La importancia de cultivar Cualidades y Valores II

En el anterior post, explicaba la importancia y los beneficios de desarrollar y cultivar estados positivos, y resulta evidente que ellos nos sirven de coraza ante todas las circunstancias que la vida nos trae. Y no se trata de tener virtudes porque es lo que se espera de mí o porque ciertas personas me van a valorar, se trata de que el impulso y la motivación surjan de un deseo consciente de TU INTERIOR.

La palabra que utilizamos aquí es CULTIVAR. Tal como cuidamos un jardín, debemos cuidar de la semillas que cultivamos en nuestra mente, así llegaremos a convertirla en hábitos SALUDABLES. Por ejemplo meditando, pintando, cantando, cocinando, leyendo son vías para aprender a cultivar cualidades. La mente es puro potencial y la practica continua permitirá que se fragüe en el espacio cristalino de la mente la cualidad a la que queremos prestar atención.

Se requiere tiempo y dedicación, por lo tanto cuanto antes comencemos mejor.

Aquí te propongo un práctico plan por el que puedes comenzar 🙂

  1. Escoge la cualidad que sientes que te puede ayudar

Selecciona una cualidad que te inspire. Arriba te he dejado un archivo con 10 cualidades que te pueden ayudar. Es conveniente realizar un trabajo previo de reflexión en torno a las consecuencias positivas de la cualidad. ¿Para qué sirve? ¿Qué papel tiene en mi propia vida? ¿Cuál es su lugar en el proceso vital? ¿Qué relevancia tiene en el camino espiritual? ¿Hacia dónde conduce tenerla? Necesitamos entender bien la cualidad. Estudiarla, conocer su significado y sentido. Incluso puedes inspirarte en personajes de la historia que han destacado por tener esa cualidad. Y elegir la lectura de biografías inspiradoras, documentales, etc.

  1. Visualiza un plan de trabajo

Es preciso comprender que cambiar la mente requiere un esfuerzo que debe ser sostenido durante bastante tiempo. Necesitamos organizar nuestra vida y nuestra forma de pensar para motivar el nuevo estado mental. La fuerza de voluntad no basta, es necesario la constancia en la acción. Es preciso tener confianza en uno mismo, recordar a menudo los beneficios de poseer la cualidad, contar con la aparición de posibles resistencias internas, y saber esperar para obtener resultados.

Todos tenemos la habilidad de cambiar y la capacidad de hacerlo. La enseñanza budista sobre lo preciosa que es la vida humana y el potencial que tiene es muy útil en este contexto. Además, es vital ser optimistas y tener una actitud positiva. Debemos recordar la naturaleza de nuestra mente y saber que se compone de lucidez y claridad, por lo que la transformación siempre es posible.

También hay que saber que existen muchos obstáculos. Algo en nosotros siempre se resiste al cambio, adquirir nuevas cualidades puede llevarnos a sentirnos inseguros y torpes. Nuestro deseo de obtener la cualidad se ve boicoteado continuamente por otros hábitos, tendencias, y emociones destructivas. Debemos ser conscientes de esto y estar dispuestos a confrontarlo. A menudo, nuestros conflictos internos y dudas son el principal obstáculo. Cuando te surjan dudas, verbalizarlas con una persona cercana, te será de mucha ayuda. También puedes escribirlas en tu libreta, dejar reposar la información y consultarla de vez en cuando para observar si ha cambiado tu percepción sobre ellas.

  1. Método

A-Imaginación.

Una forma de trabajar es imaginarnos lo que supone vivir con la cualidad. Así pues, buscamos experimentarla de un modo imaginario, como si ya la tuviéramos. La sentimos en la mente y el cuerpo. Mediante la imaginación y la reflexión evocamos la cualidad. Nos visualizamos como si ya estuviera sucediendo el futuro deseado con la cualidad. Vemos cómo se experimenta tenerla. Sentimos los efectos que produce en el cuerpo, descubrimos las emociones que acompañan a la cualidad y nos hacemos conscientes de los pensamientos asociados a ella. Lo ideal es abarcar todos los aspectos de nuestro ser, el cuerpo, las emociones, los pensamientos,  y sentir la experiencia en todos los niveles. No me creas, pruébalo tu misma / o.

B-Contemplación.

Luego se trata de sostener el mayor tiempo posible el estado, con la intención de que deje una impronta en nuestro interior. Enfocamos la atención en la vivencia de poseer la cualidad, con la mayor claridad posible. Cuando empezamos a distraernos podemos recurrir a una imagen concreta. A muchas personas les ayuda imaginar algún símbolo, algo que represente a la cualidad que estamos encarnando. Se dice que es una manera de hablarle al inconsciente y la forma de acceder a ella más fácilmente. También, sirve hacer un gesto con las manos o una postura.

Este ejercicio requiere repetirlo una y otra vez, durante varias semanas. Al mismo tiempo que recopilamos más información sobre la cualidad y buscamos el apoyo de los demás, cada día meditamos de esta manera. Invocamos nuestro futuro habiendo desarrollado la cualidad y lo hacemos presente unos minutos.

Es de gran ayuda en este proceso, darle una dimensión social y contar con el apoyo de otras personas. Queremos estar abiertos a recibir ayuda. En este sentido hacemos saber a alguna persona de confianza lo que estamos haciendo. Le comunicamos nuestra intención de cultivar la virtud. Hacemos que los demás se impliquen y nos ayuden a conseguir nuestro objetivo. Cuando saben nuestras intenciones podemos contar con ellos en cualquier momento para pedirles su perspectiva y nos den su opinión.

C-Acción.

Cada vez que hacemos la visualización, tomamos la decisión de hacer algo concreto. Es decir, planificamos en las próximas horas actuar una vez como alguien que ya tiene la cualidad. Realizando comportamientos en consecuencia, empezamos a transformar la mente de una  manera real.  Si sólo trabajamos la mente, los cambios nunca se materializan, de modo que tenemos también que actuar.

El cambio requiere que nos enfrentemos al mundo real y pongamos en práctica vivir con esa cualidad. Es importante hacerlo cada vez que meditemos, integrar las dos cosas, meditación y reflexión por un lado, y acción por el otro. Además, al hacerlo podemos descubrir cosas que no teníamos en cuenta. No sólo se trata de cambiar el comportamiento, también es preciso cambiar nuestra estructura mental. Aprendemos, actuando.

D- Conciencia.

Por último, mientras trabajamos la cualidad, buscamos una nueva forma de enfocar las cosas. Nos preguntamos con frecuencia. ¿Qué es lo que …(cualidad)… haría en esta situación?  Por ejemplo, ¿qué haría el amor en esta situación? ¿Qué haría la paciencia en esta situación? ¿Qué haría la sabiduría ? ¿Qué haría el sentido del humor? Etc.

Haciendo esto nos esforzamos por salir de nosotros mismos y nos situamos en una perspectiva más evolucionada y despierta. Hacer esto una y otra vez es lo que nos hace crecer.

UN REGALO PARA TI, POR LLEGAR HASTA AQUÍ 💘

Si has llegado hasta el final de esta lectura, quiero decirte que ya haz dado un paso adelante. Te felicito y te abrazo con mucho entusiasmo, tu intuición te ha dicho que en este texto había algo para ti…y así es. El conocimiento positivo es alimento que nutre tu mente y que alienta el corazón. Las verdaderas riquezas son nuestros valores, fortalezas y virtudes.

Sólo evolucionando podemos llegar a sentir una verdadera satisfacción y plenitud en la vida.  Pero más aún, es una cuestión planetaria, el universo necesita que evolucionemos.

Si quieres puedes realizarme cualquier consulta sobre este tema, si tienes dudas, o necesitas una orientación más personalizada, no dudes en contactarme. Soy hello@amorcosmico.es

Si quieres regalarte un buen libro para comenzar a meditar, puedes echarle un vistazo en amazon a este precioso libro “Meditar, La felicidad Callada” de Juan Manzanera. (176 págs)

La importancia de cultivar Cualidades y Valores parte I

APRENDER A EVOLUCIONAR

Nos hemos pasado la vida persiguiendo una felicidad que cuando solemos alcanzar, de nuevo termina. Así, una y otra vez, día tras día. Vida tras vida. En este sentido es alentador saber que cuando se desarrolla la inteligencia espiritual se descubre que la vida puede ser algo más, pues de lo que se trata es de enriquecerla, hacerla cada día más valiosa, desde luego no con bienes materiales, si no con la consciencia de vivirla en plenitud.

Uno de los indicadores más significativos de nuestro crecimiento personal, son los valores que manejamos. Conforme evolucionamos, más cualidades, fortalezas y aptitudes positivas tenemos. Quienes las poseen son los indiscutibles representantes de la vanguardia del progreso de la humanidad. Poseer virtudes y cualidades nos sitúa en la cúspide de la evolución.

Aunque lo natural en la vida sería ser cada vez más evolucionados y conscientes, a menudo nuestro crecimiento se detiene y nos perdemos en las innumerables demandas de la vida cotidiana. De niños experimentamos constantes cambios y aprendizajes, en la adolescencia seguimos creciendo, aunque a menudo menos que antes, y cuando llegamos a adultos nos solemos estancar.

Así dejar de evolucionar es un problema, porque carecer de cualidades y valores nos limita a la hora de enfrentarnos a las dificultades de la vida. Además, sólo con ciertas aptitudes y fortalezas podemos superar muchos de los inescapables problemas que se nos presentan. Es notable que muchas personas que se acercan a los psicólogos buscando soluciones a sus conflictos, en numerosos casos lo único que necesitan es madurar, para transformar la percepción de su vida.

Desde esta perspectiva es esencial entender que no cultivamos unos valores y cualidades por hacer lo correcto, ni para cumplir con las expectativas de los demás. Tampoco para ser reconocidos y admirados, ni para estar por encima de nadie y tampoco se trata de compensar nuestros defectos, errores y sentimientos de culpa.

Queremos cultivar cualidades y valores para:

  • Conocernos más y por lo tanto tener la capacidad de comprender nuestras necesidades y potenciales.
  • Ser conscientes de que nuestra vida es un continuo proceso de cambios.
  • Estar más preparados ante cualquier circunstancia que nos pueda sobrevenir y tener más recursos para afrontar las frustraciones, incertidumbres y perdidas.
  • Saber reaccionar mejor al dolor de la vida.
  • Comprender mejor a los demás y darle un valor especial a nuestras relaciones con las personas y con nuestro entorno.
  • Vivir con mayor salud y bienestar. Pues cuando desarrollamos una consciencia holistica dejamos de darle tanta importancia a nuestra mente y nos preocupamos menos por las cosas que no podemos controlar.
  • Poder tener estados mentales positivos que permitan surgir el amor y vivir con mayor lucidez.
  • Entre muchas otras cosas, porque la vida tiene caducidad y no tenemos tiempo que desperdiciar, sabiendo que tenemos el potencial de evolucionar.

Los problemas son ocasiones para empujarnos a dar un paso más en el camino a revelar nuestra mejor expresión. Así pues, ante cualquier situación queremos adoptar una actitud más consciente.

“La actitud positiva y la predisposición a evolucionar es una de los talentos más valiosos que podemos poseer. Sin cualidades, virtudes y fortalezas es como pretender atravesar un desierto sin llevar agua.”

Que cuestiones podemos plantearnos en momentos de dificultad:

¿Qué oportunidad proporciona esto? ¿Cultivar compasión, humildad, coraje? ¿Ofrece la posibilidad de cultivar sentido del humor, paciencia, contentamiento? ¿Ayuda a ser justo, tolerante, imparcial? ¿Sirve para ser generoso, aceptar la situación, asumir responsabilidades? ¿Conduce a desarrollar gratitud, respeto, asertividad? ¿Cuidado, prudencia, generosidad? ¿Regocijo, confianza, imparcialidad? ¿Amor, desapego, valentía? etc., etc.

Ahora bien, hay que tener cuidado con el motivo que nos impulsa en esta dirección. No se trata de ser mejor que nadie ni de sentirse inferior por una carencia de cualidades. Pensar así, nos impediría avanzar. La evolución es una opción que viene de comprender lo valiosa que es la vida y la importancia de aprovecharla. No es una medida de nuestra valía. Lo que mide nuestro valor es lo que somos, nuestro ser, la esencia que nos conforma; algo que ya está aquí y no precisa mejorarse.

Empezamos cultivando cualidades por fe. Confiando en las palabras de quienes viven más despiertos. Luego, continuamos el proceso al constatar la importancia de cultivarlas. El camino nos lleva a desear emplear la vida en hacer que todas las cualidades posibles se hagan presentes y visibles en el mundo.

COMO HACERLO:

Desarrollar una cualidad es como cultivar una planta. Se siembra la semilla en buena tierra, se riega, se cuida que tenga luz, se echa abono, se protege del clima y las plagas, y se espera a que florezca. Así pues, empezamos dejando una huella de la cualidad en nuestra mente. Luego, nos habituamos a responder con ella, trabajamos para contrarrestar los obstáculos internos y externos que nos impiden desarrollarla, y lo hacemos una y otra vez hasta que se consolida en nuestro ser.

En el siguiente post, te propongo un plan que te explicará una manera de cultivar la cualidad que necesitas potenciar en estos momentos de tu vida.

*Inspirado en las reflexiones de Juan Manzanera.

Conciencia – El derrame de Iluminación

A tus ojos cansados traigo una visión de un mundo diferente, tan
nuevo, limpio y fresco, que olvidarás el dolor y las penas que viste hasta ahora.
Pero habrás de compartir esta visión con cualquiera que te encuentres,
pues en otro caso no podrás mantenerla. Dar este regalo es la manera de hacerlo tuyo.

A Course in Miracles

Es un momento perfecto para comprender lo que Jill Bolte Taylor compartió de forma magistral y emotiva en esta charla TED de 2008.

Ser Paz, Ser Amor

La joya que concede los deseos

Una de las medidas de cuanto avanzamos en nuestro camino personal es la de revisar el estado de nuestras relaciones y las actitudes que tenemos con los demás.

Bien sabemos que hay relaciones que pueden sacar lo mejor de nosotros, mientras que hay otras que sacan los aspectos más negativos de nuestra psique, aquellos que permanecen escondidos hasta que alguien los activa.

Continuamente somos afectados por nuestros vínculos y de la misma forma modificamos y afectamos a los demás.

Entonces ¿cómo relacionarme para despertar – evolucionar?

La clave está en como percibimos a los demás. Una percepción que debemos revisar constantemente, pues es un error quedarnos con una impresión congelada de alguien, ya que las personas cambian constantemente y nuestra mente limitada no es capaz de ver todas las dimensiones de un sólo ser. Sólo observamos lo que nos interesa ver.

Así que puesto que somos relaciones y siempre nos vamos a relacionar, lo que es conveniente comprender es que nuestros vínculos son tesoros… los tesoros más preciosos que tenemos como seres humanos.

Aquí os dejo algunas claves que te pueden ayudar a cultivar vínculos que enriquecen;

  • Elige fijarte en las cualidades de los demás, en lugar de fijarte sólo en los defectos que ves o lo que ellos te hacen sentir. Hacer esto tiene un efecto muy positivo en nosotros, pues inmediatamente nos libera de cargas emocionales negativas.
  • Reconoce que cada persona es poseedora de un gran potencial de desarrollo igual que tú.
  • Comprende que cada ser tiene su propio mundo interior y somos el resultado de muchas causas y condiciones que no hemos elegido.
  • Evita la comparación, querer sentirse mejor que los demás es el camino directo al sufrimiento personal, no juzgues, ni culpabilices. Estas son actitudes de autocontrol, de reacción automática, pero si cambiamos la mirada la emoción regresará a nosotros de forma evolucionada.
  • Es cierto que hay personas que pueden resultar dañinas, pues utilizan a los demás, ofenden, mienten, necesitan llamar la atención, critican, descalifican, etc. Vamos a encontrarnos con gente así, pero es importante saber que la respuesta es la COMPASIÓN. Compasión es conexión, empatía y servicio. Aprender a responder con compasión ante los problemas de la vida, es una de las mejores psicoterapias que podemos hacer. Recordemos que la mirada que ponemos en el otro REGRESA A NOSOTROS.
  • En el caso de tener la experiencia de sentirnos heridos o dañados por los demás, la respuesta es la PACIENCIA, y aceptar que este es el mundo en el que vivo y requiere de mi paciencia. También aprender a perdonar. El PERDÓN significa que no me engancho, no me ato a esa persona con el rencor.
  • Hay relaciones muy íntimas que nos hacen especialmente vulnerables, en estos casos la actitud ha de ser la de EVOLUCIONAR MUCHO MÁS. Dar un salto de nivel y soltar nuestro ego, el YO herido, para avanzar en evolución y despertar.

De esta manera las relaciones sacan lo mejor de nosotros mismos y son maneras de situarnos en una posición que nos potencia, que nos enriquece.

Hay una tendencia a utilizar las relaciones para encontrar reconocimiento, éxito, placer, ganancias, para evitar críticas, etc. Debemos recordar que las relaciones más sanas son aquellas en las que no existe un interés personal más allá de la magia de la conexión personal.

Por todo lo mencionado anteriormente es beneficioso mirar nuestras relaciones cómo lo más precioso que tenemos; pues son como una joya que concede los deseos pues así como nos conceden el regalo de sacar lo mejor de nosotros, también permiten sacar a relucir nuestros puntos ciegos y nuestros aspectos ocultos; y llevarnos de la mano a un avance y despertar ineludible.