El don de la palabra certera

Cierto es que la palabra tiene la capacidad de atrapar o liberar un enorme caudal de energía condicionando de forma constructiva o de forma negativa la conciencia.

Por eso es muy importante SER RESPONSABLES de aquello que pronunciamos, así como de las intenciones con las que emitimos un mensaje, pues es una capacidad y habilidad humana que se utiliza masivamente de forma mecánica, cuando en realidad puede sernos útil para desplegar nuestra magia y crear con ellas bálsamos para el alma y el corazón.

Actualmente tanto los hábitos en casa y los hábitos sociales suelen inclinarse a un habla superficial, crítica, de cotilleo, murmuración ó simple reacción desganada.

Enseñanza:

Un discípulo se acerca a su maestro y le dice.

– Maestro, ¿sabes lo que dicen de ti?
– Un momento dice el maestro. ¿Ya has pasado por las tres puertas lo que vas a contarme?
– ¿Por las tres puertas? Responde el joven. No, ni siquiera sé qué son las tres puertas.
El maestro continúa.
– ¿Estás seguro de que lo que vas a decirme es la verdad?
– Bueno no, yo he oído…
– Pues esta es la primera puerta.
– ¿Lo que vas a decirme es bueno?
– No, no, en realidad es un tanto desagradable.
– Esta es la segunda puerta.
– ¿Lo que vas a decirme es útil para alguien?
– Pues, no de hecho, no he pensado en ello….Balbucea confundido el discípulo.
– Esta es la tercera puerta.
– Así que dime, si lo que vas a decirme no sabes si es VERDAD, no es BUENO y no es ÚTIL…

¿Por qué quieres contármelo, no sería mejor olvidarlo para siempre?

LAS PALABRAS SON PODEROSAS, USEMOS PALABRAS FELICES.