Sobre El sentido de la vida

“El ser humano no tiene la obligación de definir el sentido de la vida en términos universales. Cada uno de nosotros debe hacerlo a su manera, partiendo de nosotros mismos, desde nuestro potencial y experiencias, descubriéndonos en nuestro día a día. Es más, el sentido de la vida no solo difiere de una persona y otra, sino que nosotros mismos tendremos un propósito vital en cada etapa de nuestra existencia.

Lo importante es que cada objetivo nos confiera satisfacción y aliento para levantarnos por las mañanas y perseverar por aquello que deseamos”.

Viktor Frankl publicó en 1945 «El hombre en busca de sentido», un libro que inspiró a millones de personas a asumir una actitud muy firme: la actitud de sí a la vida. Frankl, vivió en piel propia los horrores del holocausto al ser un prisionero más en Auschwitz y Dachau, una experiencia que superó de forma estoica y que le permitió posteriormente asentar las bases de un tipo de terapia muy personal, esa a la que conocemos como logoterapia.

Cuando en medio de la noche todo este apunto de hundirse, de dificultad o de duda, la claridad y poder de la palabra de Viktor serán excelentes aliadas.

Otras frases suyas:

“El hombre es hijo de su pasado, más no su esclavo, y es padre de su porvenir”

“El hombre que no ha pasado por circunstancias adversas, realmente no se conoce bien”

“La felicidad no puede ser perseguida, debe ser seguida”