La nobleza, la grandeza y la utilidad del amor

“Cualquier filósofo platónico considera tres partes en toda cosa: Lo que precede, lo que le acompaña, lo que le sigue. Si estas partes son buenas, las alabará, en caso contrario las criticará. La alabanza perfecta, entonces, es aquella que examina el origen de la cosa, narra la forma actual y presenta los sucesos futuros por sus efectos.

Por sus antecedentes una cosa es elogiada como noble, por su presente como grande, por sus consecuencias como útil. De las tres por tanto se concluirán tres alabanzas: la nobleza, la grandeza y la utilidad.”

Llamaron al amor como “el gran Dios”, uno de los Dioses más antiguos, por lo que la nobleza del amor resplandece cuando pretendemos hablar de su origen.

Otros afirmaron que la mente de los hombres y de los dioses son subyugadas por el amor, entonces de aquí suponemos que proviene su grandeza.

Y sobre su utilidad mucho se ha hablado y se ha demostrado. Sin embargo mi visión es mucho menos platónica, por falta de profundidad en sus teorías, pero me atrevo a decir que más eficaz, pues soy consciente de sus efectos, con sólo mirarme con sorpresa y admiración, sólo con dar amor al suelo que piso en cada paso que doy, todos caminamos es cierto, pero no todos somos conscientes de ellos, así que cuando en tu mente pones la intención puedes transformar inmediatamente las impresiones que dejas sobre la tierra. Basta mirar a los ojos a mi interlocutor y sentir que sólo el amor nos une independientemente de las estructuras. Basta recordar mi estado de gestación cuando la magia de la vida construía los tejidos del bebé que crecía dentro de mí. Basta respirar, vaciar la mente y ver con la luz de la consciencia que el amor es lo único permanente en este estado de impermanencia que somos.

El amor sano, limpio, claro, luminoso, dorado, celestial, terrenal, cósmico, universal, sin apegos…ese debe ser nuestro destino, nuestro retorno, nuestro centro de gravedad y nuestra medicina.

Gracias Amor.


  • Homenaje a los grandes pensadores que hicieron de sus vidas vehículos para generar pensamientos y alabanzas al gran Dios del amor.
  • Extracto del libro de “De Amore” de Marsilio Ficino, médico, filósofo, astrólogo, sacerdote y músico, un texto fundamental en la recuperación de la sensibilidad platónica en la Florencia del Renacimiento.